Laura Insausti (Dry Martina): “Tocar en festivales es lo más parecido a una primera cita”

Este viernes tenemos una nueva cita con la música en directo en Madchester Club. En esta ocasión será Dry Martina el grupo encargado de hacernos bailar y disfrutar. A pesar de llevar en activo desde 2003 es la primera vez que esta banda malagueña acude a Almería y estamos deseosos de comprobar como se las gastan en vivo. Con motivo de este concierto, Laura Insausti (cantante y composición) ha tenido a bien dedicarnos un poco de su tiempo para contestar a las preguntas que componen esta entrevista que hoy os presentamos.

cuestionario_DryMartina_1 Sigue leyendo

La Oreja de Van Gogh (Roquetas de Mar, 19.11.2011)

Son poco más de las diez de la noche cuando se apagan las luces del Teatro Auditorio de Roquetas de Mar (Almería). Una base electrónica acompañada de luces blancas parpadeantes, al más puro estilo festival de música electrónica, dan la bienvenida a La Oreja de Van Gogh. Abriendo con “Día cero”, tema de su último largo “Cometas por el cielo”, la banda suena algo estridente, llegando a esconder en ocasiones la voz de Leire por el alto volumen de los instrumentos. La mayoría de la gente sigue los ritmos con las palmas, pero casi nadie corea el tema, al igual que ocurre con “Esta vez no digas nada”, incluido en el mismo álbum. Esto puede deberse a una mezcla entre lo reciente de su lanzamiento y la validez del abono del teatro para el concierto, que propició la presencia de un público heterogéneo y algo frío al comienzo.

Sin embargo, todo cambia cuando suenan los primeros acordes de “Cuídate”. El sonido mejora hasta llegar a la gran calidad que permite el reciento y la voz de Leire suena ahora nítida y con fuerza. El público responde al tema con un estallido de aplausos y vítores, cantando cada estrofa como si de un gran karaoke se tratase. El ánimo del público se mantiene con “Vestido azul”, pero vuelve a decaer un poco con “Promesas de primavera”, quedando patente que la mayoría del público no conoce los nuevos temas de la formación donostiarra.

El set list avanza y con “Europa VII” llegan las proyecciones al escenario, comenzando con un travelling desde los confines del Sistema Solar hasta llegar al planeta Tierra, seguido por imágenes de satélite del mismo y fotos de distintos paisajes. Todo muy espectacular hasta que aparece una animación de formas geométricas en blanco y negro que, al parecer, trata de ilustrar un viaje en nave espacial, pero, a nuestro criterio, se queda en el intento.

El ánimo del público va subiendo poco a poco, pero la gente parece que se encuentra adherida a su asiento, como si de un único ente se tratase. Nadie se levanta, aunque hay mucha gente dando pequeños botes en su butaca. Cuando comienza a sonar “Paris” los dos componentes de “El Erizo Albino” presentes en la nos miramos y sabemos lo que va a pasar. Como si un resorte automático nos lanzase, es comenzar el estribillo del tema y vernos ambos saltando rodeados de una marea de gente sentada que nos mira atónita. ¿Es qué no se puede saltar y bailar en un teatro? Afortunadamente la respuesta es sí. Cuando llega por segunda vez el estribillo, gran parte del público se pone en pie y se entrega al baile. El tema termina con Xabi tocando el theremin y el resto de los componentes de la banda saltando por el escenario transmitiendo una gran dosis de buen rollo.

El público vuelve a sus asientos con “Mi calle es Nueva York” seguido de un “Dile al sol” renovado con la incorporación de unos arreglos electrónicos parecidos al sonido de un sitar. Nuevamente el respetable se pone en pie, esta vez al unísono en el estribillo de “Inmortal”, manteniéndose en los siguientes temas. “Muñeca de trapo” comienza con la emisión de una grabación en blanco y negro de Pablo a la guitarra acústica y Leire cantando la primera estrofa, dando paso al sonido eléctrico del directo con el estribillo.

Al terminar el tema las luces se apagan y los técnicos sacan varias cajas de las que sirven para transportar el equipo, que son utilizadas a modo de taburetes para un set acústico compuesto de piano (Xabi), ukelele y acústica (Pablo), acústica y bajo (Álvaro) y cajón (Haritz). Una bombilla gigante baja del techo y se enciende respondiendo a la petición de Leire.

Las interpretaciones de “Paloma blanca” y “Deseos de cosas imposibles” en modo acústico acaparan toda la atención de los presentes y ponen de manifiesto que algunos temas de la banda son algo más que una base machacona y un estribillo pegadizo, y, además, permite a Leire mostrar algo más de capacidad vocal.

El breve set acústico da paso a un falso final de concierto de cuatro temas en los que la gente se mantiene en pie, saltando y coreando los ya famosos “Geografía”, “Dulce locura” enlazado con el tema mejor acogido de su nuevo álbum “La niña que llora en tus fiestas” y terminando con un público eufórico al sonar “Puedes contar conmigo”.

La banda desaparece de escena despidiéndose de forma breve con un “Hasta siempre Roquetas”. El público pide más, silba, aplaude pero la banda no aparece. Tampoco se encienden las luces. Hay quien comienza a dudar, pero esas dudas se desvanecen cuando Leire y Xabi hacen su aparición. A media luz, ellos solos, Xabi al piano y Leire a su lado, interpretan “Jueves”, el emotivo tema que hace referencia al 11M. La gente acalla a los que intentan acompañar a Leire en su interpretación. La voz de Leire llega clara, nítida y con fuerza a cada espectador, conmoviendo a muchos con una gran interpretación.

La gran emotividad del momento deja paso a un derroche de energía cuando el resto de los componentes de la banda entra en escena e interpretan “El último vals” con un público que se levanta y canta entregado. El concierto finaliza con otra de las nuevas, “Cometas por el cielo” (sin volar), que proporciona un final un tanto agridulce dado que los instrumentos vuelven a sonar algo estridentes como ocurriera en los primeros temas. Una pena, porque consigue deslucir el resultado final, pero con una banda que lleva más de doce años en los escenarios, con las posibilidades técnicas que brindan un buen equipo técnico y la buena acústica de un teatro, el nivel de exigencia no puede ser menor.

La Oreja de Van Gogh (Roquetas de Mar, 19.11.2011)

01. Día cero
02. Esta vez no digas nada
03. Cuídate
04. Vestido azul
05. Promesas de primavera
06. 20 de enero
07. Las noches que no mueren
08. Europa VII
09. Rosas
10. Soledad
11. El tiempo a solas
12. París
13. Mi calle es Nueva York
14. Dile al sol
15. Inmortal
16. La playa
17. Muñeca de trapo
18. Paloma blanca
19. Deseos de cosas imposibles
20. Geografía
21. Dulce locura
22. La niña que llora en tus fiestas
23. Puedes contar conmigo

Bises

24. Jueves
25. El último vals
26. Cometas por el cielo

Airbag (Malevaje, 11.11.2011)

Noche de luna llena, 18 grados y la magia del 11.11.11, se reúnen para dar la bienvenida a los malagueños Airbag. Desde la apertura de puertas, la velada en Malevaje Alcohol Club está amenizada por los temas que pincha otro conocido de los escenarios almerienses, Jonathan A. Baeza (vocalista de Mvnich). A pesar de la buena música, los más de 45 minutos de retraso llegan a poner a prueba la resistencia de más de uno de los asistentes. Pero la espera merece la pena cuando a las 00:50 salen al escenario Adolfo (voz, guitarra), Pepe (bajo, coros) y José Andrés (batería), abriendo con “Tráiler”, primer sencillo de su noveno trabajo “Manual de montaña rusa”. Está claro que la apertura con este tema, lleno de frescura y energía, supone una declaración de intenciones de lo que Airbag promete para los siguientes 90 minutos, que no es otra cosa que hacernos saltar y bailar como si no hubiera un mañana.

Luchando contra las dificultades técnicas que conlleva la sala, por no ser un local concebido inicialmente para dar conciertos, la noche avanza con un técnico de sonido que no ceja en su empeño de que éste llegue claro a todos los asistentes.

La primera gran explosión de la noche llega, siguiendo el set list (que más de uno ojea a los pies de Adolfo y Pepe), con los primeros acordes de “Usted morirá en el espacio”, provocando una unánime ovación y entrega completa del público. Se suceden los temas alternando algunos del último álbum con otros éxitos conocidos de la banda como “Golpes en el sótano” y “De un verano a otro”.

Otro gran hito de la noche lo marca la dedicatoria que hacen del tema “La cueva” al grupo almeriense “Arny división”. El público enloquece y algunos de los componentes de dicho grupo participan de la interpretación del tema.

Tras el derroche de adrenalina,  se va acercando el final del concierto con los ya conocidos “En los brazos de la agente internacional” y “Cómics y pósters” flanqueando “Guerra fría”, incluido en “Manual de montaña rusa”.

Se cierra el telón negro del escenario del Malevaje. Pero los gritos y los vítores hacen que a los pocos minutos la banda vuelva al escenario. Comienzan los bises con “Marta no es una punk”, cantada por todo el público en “modo karaoke-on”. Tras “Tus rechazos golpean dos veces” como segundo bis, llega la despedida con “Ahí viene la decepción”, antítesis de lo que ha acontecido durante una noche para el recuerdo en Malevaje.

Álbum de fotos

Airbag (Malevaje Alcohol Club, 11.11.2011)

  1. Tráiler
  2. Big acuarium
  3. Elena
  4. Veintidós
  5. Voy a acabar con el invierno
  6. Spoiler
  7. La ola perfecta
  8. La estrella de la muerte
  9. Cubo de Rubik
  10. Tu cumpleaños
  11. Usted morirá en el espacio
  12. Nueva York
  13. La estrella invitada
  14. Golpes en el sótano
  15. Coleccionista de discos
  16. De un verano a otro
  17. La cueva
  18. Territorio Dagger
  19. En los brazos de la agente internacional
  20. Guerra fría
  21. Comic y pósters

Bises

  1. Marta no es una punk
  2. Tus rechazos golpean dos veces
  3. Ahí viene la decepción