We love Loop Festival (Sala Industrial Copera, 12.11.2011)

Corriendo y con la hora pegada -el festival comenzaba a las 7 de la tarde, algo muy poco habitual por tierras mozárabes- pusimos pies en polvorosa hacia la Sala Industrial Copera. Pues sí, llegamos tarde. Y lo peor fue que, mientras esperábamos cola para cambiar nuestra entrada previamente adquirida via internet, nos perdimos parte de la actuación de The Marzipan Man, banda de Jordi Herrera, también cantante y guitarrista de Satellites, y responsable de esta agrupación que cuenta con dos discos en su haber “The Marzipan Man Stories” y “The Marzipan Man Adventures”, bajo la edición de Primeros Pasitos. Los Marzipan se caracterizan por narrar su música; música ensoñadora plagada de sonidos que recuerdan a épocas pasadas. Llegando a utilizar sus canciones, como un elemento narrativo más, como si de un cuento o fabula se tratara. ¿Su directo? Mágico, lleno de sorpresas. Un pop y un grupo especial que hizo las delicias de lo que en un principio era un reducido número de asistentes.

Sobre las 8.30 le tocó el turno a  los esperadísimos Odio Paris, banda con un increíble directo. No decepcionaron: con un sonido inusual -propio de la corriente de últimos de los 80’s a principios de los 90’s “Shoegaze”-, con sus melodías y sus letras, estos chicos barceloneses cautivaron. Temas como ” Cuando nadie pone un disco” y “Ahora sabes”, llenos de guitarras ruidosas y a la vez melódicas con efectos chorus -siendo evidente la influencia de grupos como The Jesus & Mary Chain, Cocteau Twins o Pale Saint- hicieron las delicias del aforo.

Marcel, Jaume y Oscar han sido todo un acierto para El genio Equivocado. Para nosotros han sido una grata sorpresa, y no tenemos la menor duda de que talento no les falta para llegar a ser uno de los grupos clave y de culto del pop español.

Y tras unos tercios y una corta espera de cambio de escenario llegaron Wiretree o Kevin Peroni (Austin, Texas) compositor y productor talentoso, artífice de la guitarra, batería, teclado y bajo en su último trabajo. Hay unanimidad: “Make up” es un discazo y eso se refleja en el cuidado, fresco y sencillo directo de la banda. Los allí presentes no pudimos resistirnos a sus encantos y caímos rendidos ante su música sin pretensiones, de delicadas melodías y preciosos armonios. Cuentan con tres discos en el mercado; si aún no los conocéis, enchufad vuestro mejor reproductor y disfrutadlos.

Los cuartos en aparecer en escena fueron Guadalupe Plata y Walter Daniels. Está claro que esta unión es explosiva. Y tras emociones, sueños y armonía, pegaba disfrutar de la intensidad del mas autentico blues. Nos hicieron bailar y apreciar el espíritu americano de la mano de Walter Daniels.

Precisamente tras su actuación, cuando el cuerpo  pedía ir a más, le tocó turno a Josh Rouse, una vuelta repentina a la tranquilidad, que no a mucha gente gustó y pudieron escucharse comentarios que cuestionaban el orden de actuación de los grupos. El reloj marcaba entonces las 12.30 de la noche. Aún así, Josh cautivó, y, más que estar en la Copera, por un momento podíamos imaginarnos en un gran teatro, disfrutando de la cálida voz y la brillantez del intérprete. Cabe destacar una gran canción “Lemon tree”, con la que Josh y su banda, The long vacations, llegaron al alma.

A eso de la 1.30 llegó el bombazo: Tunng. Qué os vamos a decir de ellos, si sólo tenemos los mejores elogios para estos chicos del Reino Unido. Levantaron al personal, hicieron bailar hasta no poder más. Simplemente geniales. Mike, Martin, Phil, Ash y Simon contagiaron de buena energía y buen rollo. Precisamente eso se podía oír comentar a alguno de los asistentes, que es importante, no sólo que un grupo sea bueno, si no que sepa comunicarse con su público.

El momento cumbre llegó con “Bullets”, su tema más conocido, con el que un aforo entregado se dejó el alma y la voz, bailándola y coreándola.

En definitiva, Tunng dio un gran concierto, excitante y con bis a petición incluido. Como prueba de ello, os dejamos el vídeo de “Hustle”, primer single de su último álbum, “And then we saw land.” Una maravilla::

Se acercaba el final de la velada y, sin darnos cuenta, eran ya las tres de la madrugada. Nuevo cambio de instrumentación y todos los presentes expectantes ante lo que iba a ser la primera aparición en España de los suecos I Break Horses. Sobre nuestras cabezas planeaba la incógnita de cómo serian en directo. Su album “Hearts” tiene enganchado a “el erizo” al completo. Así que nada más comenzar la fanfarria introductoria de “Hearts”o “Winter beats” nos dispusimos a disfrutar. Los suecos gustaron mucho y dieron fin a un magnifico festival.

¡Un día menos para el Loop festival 2012!

Anuncios

Local Qua4tro coge impulso (Sala Caracol, 09.11.2011)

Llevaban desde febrero alejados de los escenarios, con todas las energías concentradas en la grabación de su primer LP, pero el pasado 9 de noviembre decidieron hacer un parón para sumarse a los conciertos con los que la sala Caracol está celebrando su 20º aniversario. Quién todavía no conozca la música de Local Qua4tro y haya leído ‘primer LP’ puede pensar que estamos ante unos novatos, unos recién llegados que empiezan a foguearse en el circuito de salas de la capital. Y, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Robo, Ropero, Gonso, Jesús y Juanma llevan ya casi una década juntos y les ha dado tiempo a grabar una maqueta y 4 EPs (Sequía Goleadora, Cosas del Polo Norte, Hace Media Hora y Recalificación de los Terrenos Urbanos) y a subirse a muchos escenarios para defender en directo su proyecto.

Mentiríamos si dijésemos que sobre las tablas de Caracol no se notaron esos meses de inactividad. En los chicos de Local Qua4tro había una mezcla de ganas, energía y nervios, esa combinación de efectos de quien quiere darlo todo aquí y ahora pero, a la vez, tiene la cabeza en otro sitio -en este caso, probablemente en Audiomatic, el estudio de José María Rosillo al que tenían previsto volver al día siguiente para continuar dando forma a los nuevos temas. Pero sería igualmente injusto no reconocer la increíble evolución que ha tenido la música de Local Qua4tro y su directo con el paso de los años. En Caracol siguieron demostrando que cada vez suenan más compactos, con una personalidad clara sobre el escenario y muy enérgicos, defendiendo de manera notable unas composiciones que hablan de temas cotidianos pero con un toque muy personal.

En esta ocasión traían un set de 9 temas,  que comenzó con contraste, y a “A veces veo a tu padre”, uno de los nuevos temas y el elegido para abrir la actuación, le siguió “Las Flores de Morrisey”, que formaba parte de las primeras maquetas del grupo y después fue uno de los elegidos para Sequía Goleadora, su primer EP. Siguieron sonando canciones nuevas, como “Solomillo” o  “Mi canción #7”, y algunas de las incluidas en su último EP, hasta la fecha, Recalificación de los terrenos urbanos. Anunciaban despedida con “Hacer las maletas” pero, como viene siendo habitual en ellos, volvieron a acordarse de Raphael para cerrar la noche con una gran versión de “Estuve enamorado”, el mejor momento sin duda de sus cerca de 40 minutos sobre el escenario y que nos dejó esperando que, como prometen, los primeros meses de 2012 traigan por fin el primer álbum de la formación y, con ello, un buen puñado de conciertos que sirvan para presentarlo por los escenarios de las salas y festivales del panorama nacional.

Local Qua4tro (Madrid, Sala Caracol – 09.11.2011)

Galería de fotos – Local Qua4tro (Sala Caracol, 09.11.2011)

Miguel contra Godzilla (Maga, Fnac Callao – 09.11.2011)

Por los pelos y con la lengua fuera, llegamos a Fnac Callao y nos encontramos a Miguel Rivera, voz de Maga, subido al escenario con su guitarra. Ni rastro del resto de integrantes de la formación sevillana. El fórum, sin embargo, está lleno; todos los asientos ocupados, gente sentada en el suelo de los estrechos pasillos y otro buen puñado de personas de pie, al fondo, peleándose por ver algo entre las cabezas que llenan el recinto.

El set es breve, apenas 6 canciones en media hora escasa, pero el sonido es inmejorable. Llega limpio, la voz de Miguel –probablemente de las mejores del panorama nacional- suena impecable y él, además, derrocha simpatía mientras nos cuenta, por ejemplo, de dónde viene eso de Satie contra Godzilla, o pide que le hagamos algo de acompañamiento sin miedo. Y así, empieza la sesión enlazando tres temas nuevos, “Antorcha humana”, “El gran final” y “Hagamos cuentas”. Y cuando llega al cuarto, nos presenta su particular versión de ese gran clásico que es Insurrección, con la petición de que si nos la sabemos, por favor, le acompañemos.

Para rematar la sensación de que no es una presentación al uso – y entiéndase por ‘al uso’ una de esas en las que el artista o grupo en cuestión se limita a los temas de su más reciente trabajo-, le toca el turno a ‘Silencio’ y nos vemos obligados a confesar que para nosotros se convierte en el gran momento de la tarde. Porque nos encanta y porque, como vieja conocida que es, consigue que buena parte del público acompañe a Miguel, no sólo con palmas, sino también animándose a cantar con él esta joya de su anterior disco, A la hora del sol (2010).

No queda tiempo para más. El ruido que me sigue siempre, la canción que ha servido como adelanto de Satie contra Godzilla, cierra un breve pero intenso acústico, y deja paso a un buen rato de charlas, firmas y fotos.

Maga (Madrid, Fnac Callao – 09.11.2011)

  1. Antorcha humana
  2. El gran final
  3. Hagamos cuentas
  4. Insurrección
  5. Silencio
  6. El ruido que me sigue siempre

(Auto) Retratos – #01 Zahara

Zahara Gordillo Campos. Ubetense. Nacida en 1983 (gran añada). Esa joven que en sus conciertos garantiza muy buen hacer y unas cuantas risas. Aquella a la que le caían cubos de agua mientras cantaba que lo merecía. La responsable del que probablemente sea el disco español con el título más largo de todos los tiempos. Sigue leyendo

Alis – Material de disección

“Material de disección” (BMG, 2011) es el cuarto álbum de Alis, si no tenemos en cuenta los digitales, “Alis: Versiones y rarezas” y “Vegando”, gran homenaje al añorado Antonio Vega. El pasado mes de febrero se publicó su versión digital en iTunes, alcanzando el número 2 en la categoría general y el número 1 en la categoría de música alternativa. Pero no ha sido hasta finales de octubre cuando el formato físico ha hecho su aparición en las estanterías de las tiendas de discos, esa especie en peligro de extinción que no debemos olvidar.

En esta ocasión, Pachi García ha contado en la producción con la colaboración de Suso Sáiz, productor de grupos como Los Planetas, Los Piratas o artistas como Luz Casal e Iván Ferreiro. El resultado de esta colaboración está claro que ha dado sus frutos: “Material de disección” es sin duda el mejor álbum de Alis hasta la fecha. Los instrumentos y la voz suenan limpios, nítidos, no hay arreglos complejos ni superfluos, no hay distorsión alguna. Pero aunque la producción sea buena, no hay que olvidar que el punto de partida de un gran álbum son unos buenos temas. Por muy buena producción que haya, si los temas no tienen “chicha”, no hay nada que hacer. Pero éste no es el caso. Los 11 temas que componen “Material de disección” presentan una calidad homogénea, tanto en la construcción de las melodías como en las letras, que ayudan a percibir el álbum como un conjunto. No estamos ante un disco con 3 canciones de single y el resto de relleno.

Más allá de la calidad técnica de “Material de disección” habría que destacar la facilidad de hacer propia cada una de las canciones que lo componen. Cuentan historias y situaciones que todos hemos vivido, pero a pesar de ello, no suenan a “típica canción de desamor” o “típica canción de amor”.

Por último, pero no por ello menos importante, queremos destacar el gran trabajo de diseño e imagen realizados tanto para el disco como para la web. El diseño elaborado por Miguel Ángel Tornero es sobrio pero llamativo a la vez, puesto que la imagen de la portada juega con el título “Material de disección” desde su acepción más biológica. Además, las fotos realizadas por Juampa Mola, que ha fotografiado a otros grupos como Supersubmarina y Autómatas, tienen ese punto entre melancólico y misterioso que te obligan a fijar tu mirada en ellas durante un tiempo.

Sobre las tablas de La Pontona: Amaral arriba al Monkey Week (30.10.2011)

Domingo, 20:00h. 30 de Octubre 2011. El Puerto de Santa María. Comienza a levantarse una ligera brisa en esta pequeña ciudad de la costa gaditana, que obliga a los presentes, divididos en dos colas a uno y otro lado de un largo pasillo que da entrada a la Pontona, a cerrar sus chaquetas hasta el cuello y echar mano de sus pañuelos para protegerse del frío.

En estos días se celebra en El Puerto el cada vez más conocido Monkey Week, un festival de música que, además de innumerables conciertos, reúne a grupos, discográficas y público, englobando un sinfín de actividades paralelas: showcases, conferencias, “batallas” musicales, ect., que hacen que la pequeña ciudad reciba la visita de un tipo diferente de turistas a los que acostumbra, y que le da un aire distinto que sin duda le favorece. Este Monkey Week 2011 ha contado con muchísimas bandas que durante 4 días han inundado de música cada rincón de la ciudad, desde Cosmonauta, Maryland o No way José, pasando por Eladio y los seres queridos, Sidonie o Cyan. Pero lo que ahora nos ocupa es un dúo zaragozano que, en su gira “Hacia lo Salvaje”, decidió hacer una parada para regalar a los asistentes al festival (y a todo aquel que quisiera pasarse por allí hasta completar aforo) un acústico en el que presentaron su último trabajo.

Desde bien temprano la puerta de la Pontona se llena de numerosas personas divididas en dos filas, aquellos con acreditación o invitación al evento, y aquellos que, aunque no son asistentes del Monkey Week, no han dudado en acercarse a ver a Amaral. Y es que los Amarales, allá donde van, mueven multitudes.

Aunque con un poco de retraso respecto al horario establecido, finalmente las puertas se abren y poco a poco el local se va llenando, quizá demasiado, porque frente al aforo de 200 personas que se tenía pensado en un principio, en La Pontona llegan a concentrarse cerca de 500. Poco tiempo después, entre vítores y aplausos, hacen su aparición en la pequeña tarima habilitada como escenario Juan y Eva, Eva y Juan: Amaral. Tras un “¡Buenas noches Monkey Week!”, Eva explica que van a tocar las canciones en el orden en el que aparecen en el disco y después “Ya se verá”. Y acto seguido echan mano de sus respectivas acústicas y comienzan a desgranar “Hacia lo Salvaje”, arrancando con la canción que da nombre al disco.

“Hacia lo Salvaje” da paso a “Antártida” y después, con algunos problemas de sonido, llega “Si las calles pudieran hablar”. Somos demasiados los allí presentes para la capacidad del recinto y para lo que se tenía pensado como un concierto acústico de carácter más bien íntimo. Sin embargo, Amaral no es un grupo que se rinda fácilmente, y así “Esperando un resplandor” llega entre bromas, presentación y merecido aplauso a Miguel Tapia – el técnico de sonido que los acompaña -, y el comentario de Juan mientras levanta su guitarra al grito de “Dale caña a ésta…”. Aguirre muestra una vez más esa forma tan personal e intensa que tiene de tocar y, para cuando empiezan a sonar los primeros acordes de “Robin Hood”, el concierto ya rueda solo. “Robin Hood” es una de esas canciones que merecen ser escuchadas con tranquilidad y calma, para poder apreciar una letra emotiva y a la vez áspera. Pequeña pausa en la que Eva cuenta que la siguiente canción la trajo Juan de La Coruña, y bromea diciendo que, puesto que en este disco está “Riazor”, en el próximo habrá una llamada “El Puerto de Santa María”, comentario que arranca del público risas, aplausos y gritos de “¡Guapa!” “¡Te como esa cara!”, a lo que la maña responde riendo que el “sex simbol” del grupo es Juan y que ya le podemos estar diciendo guapo a él. Y así, con un ambiente cargado de buen rollo, empieza “Riazor”, una canción impregnada de una mezcla de aflicción y dulce melancolía, ya patente en otros temas del dúo, y que es sencillamente maravillosa. Del tipo de composiciones que te hacen vibrar por dentro, de los pies a la cabeza, ya sea tanto por la música, como por la letra.

Llegamos al ecuador del concierto con una enérgica “Montaña Rusa” que deja paso a “Olvido”, canción que Eva dedica a su madre y en la cual reflexiona sobre la pérdida, el paso del tiempo y lo efímero de la memoria. Comienzan a sonar los primeros acordes de “Cuando suba la marea”, y alguien del público tararea la melodía de “Sin ti no soy nada”, a lo que una resuelta Eva, contesta “¡No! He dicho que esto es Cuando suba la marea”, y el público se sume en silencio para dejarse mecer sobre las aguas del río Guadalete, por este tema. “Como un martillo en la pared” tiene un toque reivindicativo que esta noche suena potente en las guitarras acústicas de Eva y Juan y en los coros del público, y que para cuando finaliza, deja a Juan con dos púas rotas. Amablemente Aguirre pregunta si alguno de los allí presente le deja una, y enseguida aparece un joven que no duda en tenderle su púa a la otra mitad de Amaral.

“Hoy es el principio del final” nos deja ver, por si no había quedado claro con anterioridad, la voz de Eva, que adquiere tesituras nuevas y tramos de gravedad, y que se quiebra en “Si pudiéramos ser algo más, que polvo y energía” para acto seguido, romper el ritmo de la canción otorgándole un giro inesperado Es, quizás, la canción que mas cañera suena esta noche, con Eva subida a los amplificadores, Juan fundido en uno con su guitarra y el público vibrando ante tal derroche de energía. Finalmente le toca el turno a “Van como locos”. Eva se dispone a explicar que necesita ayuda con los coros cuando es sorprendida por un público que ya canta “oh, oh, oh, uh oh oh…” y ella, risueña y asombrada comenta “¡Muy bien! ¡Habéis venido con el disco aprendido de casa!”. Y de esta manera comienza “Van como locos”, con un público que corea, al unísono junto a Amaral, la canción que cierra el último trabajo de los maños.

Tras una “falsa” despedida en la que el grupo se ausenta por unos minutos del escenario, Juan y Eva regresan para culminar el acústico con “Revolución”, el último tema que nos regalarán los maños en esta noche de finales de octubre, y que deja a todos los allí presentes con las pilas recargadas para seguir disfrutando del festival.

Una vez más, Amaral demostró que son unos músicos excepcionales que han sabido mantenerse fieles a sí mismos sin dejar de evolucionar, con una música sin artificios y unas letras que, aunque parezcan contar lo mismo de siempre, son innovadoras y están cargadas de poesía.

Amaral (El Puerto de Santa María, Monkey Week – 30.10.2011)

01. Hacia lo salvaje
02. Antártida
03. Si las calles pudieran hablar
04. Esperando un resplandor
05. Robin Hood
06. Riazor
07. Montaña rusa
08. Olvido
09. Cuando suba la marea
10. Como un martillo en la pared
11. Hoy es el principio del final
12. Van como locos
Bises
13. Revolución

Second sigue soñando (Planta Baja, 29.10.2011)

Relatar el principio no puede ser tan complicado… Hay que reconocer que vencer el magnetismo de las cervezas y el sándwich-tapa en “La Romana” no era tarea fácil, pero  el reencuentro con amigos de los que no se ven todos los días y, claro, también el gran directo que se gastan los murcianos Second, fueron ingredientes suficientes para ponerse en camino hasta la sala Planta Baja. Acostumbrados a que últimamente los granadinos acudan poco a los eventos musicales, resultó una grata sorpresa encontrarse una sala casi llena ya con los teloneros. Es lo que tienen Second, pocos grupos son capaces de llenar el Planta Baja como ellos.

La responsabilidad de abrir la velada corrió a cargo de otro grupo murciano, Noise Box (http://www.myspace.com/noiseboxband), que contaban con la ayuda de José Uribe, baterista de Eskorzo, controlando las luces. Noise Box se presentaron en Granada con mucha fuerza y un rock elegante,  lleno de influencias,  recordando a bandas como Placebo, Smashing Pumpkins y con unas leves pinceladas nostálgicas a lo Radiohead. Fueron un gran descubrimiento y estamos seguros de que estos chicos darán que hablar.

Llegó entonces el turno del plato fuerte de la noche. La actuación de Second comenzó, como ya es costumbre, entre los gritos y silbidos de sus incondicionales seguidores. Abrieron con “Mañana es domingo”, un tema muy fiel a su estilo incluido en su último álbum “Demasiado Soñadores” (2011). La impecable voz y el carisma de Sean (o Frutos, como muchos le llaman), la intensidad de Jorge, la energía de Fran, la discreción y el sentimiento de Nando y la intensidad de Javi, hicieron que fuera una velada realmente “psicopática”, una noche de pura energía efervescente y “autodestructiva”, que llegó a su más alto nivel nada más comenzar las primeras notas de “Muérdeme”, un tema que no siendo para nosotros de los mejores de su discografía, curiosamente es de los que más euforia levanta  entre el público, y por ende, una de las canciones más coreadas, saltadas y bailadas de la noche.

La parada  emocional de este viaje musical llegó sin duda con “Rincón exquisito” y posteriormente con “Conocerte”, ambos temas cargados de sentimientos encontrados y que hacen estremecer en gran medida gracias a la intensidad y a la melodiosa voz de Sean Frutos. Otro de los grandes hitos de la noche llegó cuando dedicaron uno de los mejores temas de su discografía, “Más suerte”, a un grupo de la ciudad de la Alhambra, Lori Meyers. Es una de esas canciones que te llegan, te remueven por dentro. Como es difícil de explicar con palabras, nada mejor que un vídeo:

Se acercaba ya el final del concierto, un muy buen concierto, algo que viene siendo habitual en los murcianos: pueden gustar más o menos, pero día a día demuestran que sobre las tablas tienen muy buen hacer y que los años de carretera han dado como resultado que destaquen por su buen directo. Para la traca final optaron por “Invisible”, “Tu alrededor” (su tema más acústico) y “Rodamos”, una gran canción, que transmite mucha energía e incita a bailar y saltar descontroladamente, llevando a acabar el viaje con una gran sonrisa en la cara y el corazón acelerado.

Haciendo una valoración general de la noche, fue un viaje entre el presente, pasado y futuro, plagado de sonidos ochenteros, eléctricos y sobre todo rockeros. Objeciones casi ninguna, aunque se echaron en falta algunos temas de los primeros álbumes como “Whisper it” o “Fortune day”, y otros de éste último, como “Aquella fotografía”. En cualquier caso, Second siempre cumple en sus directos y saben hacer disfrutar al público con su buen hacer.

Second (Granada, Planta Baja – 29.10.2011)

01. Mañana
02. A las 10
03. Demasiado soñadores
04. Muérdeme
05. Conocerte
06. Horas de humo
07. Psicopático
08. Rincón exquisito
09. Nada
10. Autodestructivos
11. Más suerte
12. Invisible
13. Tu alrededor
14. Rodamos