El Delicatessen de Marlango no entiende de edades ni horarios (Teatro Nuevo Apolo, 20.03.2016)

Son las doce de la mañana y el sol y la lluvia se van turnando para acompañar este Domingo de Ramos. A las puertas del Teatro Nuevo Apolo se arremolina un considerable grupo de gente que, a pesar de lo inusual de la hora, se prepara para disfrutar de un concierto. La hora no es lo único poco habitual; entre la multitud hay muchos ‘bajitos’ que revolotean, se aferran a la mano de mamá y papá o esperan acurrucados en sus sillitas. Ellos también están aquí para ver lo que Leonor Watling y Alejandro Pelayo nos tienen preparado en esta atípica mañana de marzo y, aunque no lo saben, terminarán siendo casi tan protagonistas como los propios músicos.

El concierto es parte de un ciclo de Matinales que El País ha organizado, enmarcado en las celebraciones de su cuarenta cumpleaños. Para Marlango supone, además, la posibilidad de hacer parada –por fin- en la capital con su gira Delicatessen, un proyecto a piano y voz con el que Alejandro y Leonor están llevando el repertorio de la banda y un buen puñado de versiones por toda la geografía española.

Aunque los teatros tienden a imponer un respeto que puede agrandar la distancia entre público y escenario, Alejandro y Leonor van a poner mucho empeño en que hoy no sea el caso y, pasados esos momentos iniciales -tan necesarios para romper el hielo-, se van a mostrar cómodos, divertidos y muy cercanos.

Algunos aún están acomodándose en sus butacas cuando, unos minutos después de las doce y media, Alejandro le saca las primeras notas a su piano. Arranca solo, pero su compañera tarda poco en unirse a él para abrir el repertorio con “Enjoy the ride” y “Todo es tan importante”, dos canciones a las que separa una década y que son un buen ejemplo del camino recorrido por Marlango.

En el repaso que van a hacer a sus casi quince años de carrera van a tener cabida muchas canciones que llevan acompañándoles casi desde el principio. Es el caso de “Maybe”, incluida en su debut, o “Vete”, uno de los primeros flirteos de la banda con el castellano y seguramente el mejor ejemplo de una seña de identidad de la casa: la enorme capacidad del –ahora- dúo para llevar a su terreno cualquier versión y hacerla, a menudo, casi irreconocible.

Es la primera de unas cuantas versiones, casi todas ya habituales. Tras “Dame la razón” llegarán un par más; el guiño a McCartney con “When I’m sixty-four” lo hacen aún solos, pero para “Via con me” le piden ayuda al saxofonista Fabrizio Scarafile, que más tarde conseguirá que echemos un poco menos en falta al que fuera el tercer Marlango, Óscar Ybarra.

“Hoy hay mucha gente importante aquí –aparte de vosotros-,” dice Leonor poco después y nombra a sus niños y los de Alejandro. “Esta canción – The Answer- no existiría sin ellos”. Es el preludio a la visita de una niña grande que les va a acompañar en algunos temas. El primero, un “Ay pena, penita, pena” que  confiesan tenían muchas ganas de compartir con Zahara y durante el que ella y Watling no paran de intercambiar miradas cómplices.

Fabrizio y su saxofón cubren después el hueco dejado por Óscar y su trompeta en una de nuestra favoritas, “It’s all right’, que suena justo antes de uno de los momentos estelares de Alejandro. “Os voy a contar una historia privada y personal,” dice bajo la divertida mirada de su compañera de batallas. Y se lanza a explicar cómo cuando hicieron “Hold me tight” estaba convencido de que tenían una canción que haría historia. “Y cuando terminamos el disco, en un taxi camino de una entrevista escuché esto,” cuenta mientras toca el inicio de “Clocks” de Coldplay. “Ésta sí que hizo historia”. La sala ríe y aplaude, pero él lo corta. “No me aplaudáis, que me vengo arriba y sale el monologuista frustrado que llevo dentro”.

Los silbidos se apoderan del teatro mientras Leonor se sienta en las escaleras, al borde del escenario, para su “Pequeño vals”, antes de que su compañero se vuelva a ganar a la sala hablando de Pitbull, reggaetón y Thom Yorke como preludio a “Creep”.

El repertorio más reciente de Marlango se apodera del tramo final del concierto y así van sonando canciones como “El porvenir”, “Puede” o “Si yo fuera otra”. Sólo “Semilla negra” consigue colarse entre un pelotón que con “Dinero” y la vuelta de Zahara y Fabrizio para “Lo que sueñas vuela” da por casi cerrado el concierto.

Hay quien se levanta de sus butacas, pero la mayoría esperamos pacientemente, convencidos de que, aunque poco, a esta matinal aún le queda alguna bala más. Y no nos defraudan. Porque no sólo queda más, sino que nos espera un final de nota, perfecto para un concierto cargado de matices.

Si al principio era Alejandro el que se presentaba solo, esta vez es ella, Leonor, la que reaparece sobre las tablas sin ningún acompañamiento y durante unos minutos nos recuerda a Nat King Cole, Sinatra, Bowie y esa larga lista de artistas que dejaron su huella en “Nature boy”. Ella lo hace a capela, sin acompañamiento ni micrófono, y le sirve para, una vez más, acordarse de sus peques y dedicársela.

Cuando vuelve Alejandro, “Nos ocupamos del mar” se convierte en la penúltima versión de una mañana que, musicalmente al menos, se acerca peligrosamente a su fin. Porque tras demostrar una vez más lo grande que se hace “Shake the moon” en directo, van a poner el punto y final. Y lo van a hacer de la única manera posible: invitando a todos los niños presentes entre el público a que se suban con ellos al escenario para la última.

Así, con el escenario plagado de bajitos y la vuelta de Zahara y Fabrizio, un nuevo guiño beatleiano va a poner un divertido final a la mañana. Y mientras suena “Obladi oblada” y sobre el escenario todos bailan y cantan, queda claro que la música no entiende de horarios, ni de edades, ni de géneros.

Álbum de fotos

Marlango (Matinales El País, Teatro Nuevo Apolo – 20.03.2016)

  1. Intro piano
  2. Enjoy the ride
  3. Todo es tan importante
  4. Maybe
  5. Vete
  6. Dame la razón
  7. When I’m sixty-four
  8. Via con me (con Fabrizio Scarafile)
  9. The answer
  10. Ay pena, penita, pena (con Zahara)
  11. It’s all right (con Fabrizio Scarafile)
  12. Hold me tight
  13. Pequeño vals
  14. Creep
  15. El porvenir
  16. Puede (con Fabrizio Scarafile)
  17. Semilla negra
  18. Si yo fuera otra
  19. Dinero
  20. Lo que sueñas vuela (con Fabrizio Scarafile y Zahara)

Bises

  1. Nature boy
  2. Nos ocupamos del mar
  3. Shake the moon
  4. Obladi oblada (con Fabrizio Scarafile y Zahara)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s