Unos incombustibles Sex Museum prenden el almeriense Madchester Club (10.02.2017)

Casi 3 años habían pasado del anterior concierto de Sex Museum en Almería, así que no nos sorprendió que el aforo del Madchester Club estuviera cercano a agotarse. Como solemos hacer, llegamos unos minutos antes de la apertura de puertas, programada a las 23h y ejecutada con puntualidad.

_mg_7511

Lo que sí se demoró algo más fue el comienzo del concierto. No fue hasta 15 minutos antes de la medianoche que la formación madrileña se subió a las tablas. Arrancaron el concierto con “Seven days”, de su penúltimo disco Again&Again (Tritone Records, 2011). Los aplausos y vítores del público no se hicieron esperar. En referencia al público, cabría decir que ha sido uno de los más diversos de los que se han dado cita en la sala, con un amplio rango de edad y estilos. Nos alegra comprobar como la música es capaz de unir en un mismo recinto a gente tan variopinta disfrutando y entregándose completamente -y en armonía, ¡sin nadie hablando ni molestando!-

_mg_7531Pronto quedó claro que el repertorio de la gira por los 30 años de carrera hacía honor a su nombre, puesto que en seguida echaron la vista atrás a los comienzos, sonando temas como “Independence”, “Black Mummy” o “Motorbikin’”. Así pues, durante el concierto repasaron temas de toda su trayectoria, sonando de lujo -al menos en la posición en la que nosotros estábamos- y con una energía y potencia que nada tiene que envidiar a grupos noveles -y siempre sin descuidar la calidad del sonido-.

De su anterior concierto en el mismo escenario _mg_7508recordábamos a un Fernando Pardo mucho más dicharachero y distendido en sus locuciones con el público. No es que esta vez no hablase ni estuviese simpático, sino que se prodigó mucho menos. Esta vez optaron por más tramos seguidos de canciones prácticamente enlazadas unas con otras, casi sin descanso. Quizá por eso, cuando a las 1:15 se marcharon del escenario en la típica primera despedida en falso, nos sobrevinieron dos sensaciones. La primera, la sorpresa, no podíamos creernos que ya tocase la salida del escenario, hasta que miramos el reloj y vimos que había pasado hora y media (no dábamos crédito). La segunda, el cansancio. No sabemos si es que nuestra forma física ha caído de forma alarmante -que puede ser- o que en esta ocasión el concierto fue más cañero -puede que por el menor número de pausas- pero lo que está claro es que habíamos sudado la camiseta -de haberlo sabido, nos habríamos ahorrado la sesión de gimnasio de ese día-.

Pocos minutos después, volvía Sex Museum al escenario para interpretar unos cuantos bises, tal como era de esperar y como había pedido el público con sus gritos y silbidos. Interpretaron 5 temas más, poniendo el punto y final con “Flying High” cuando faltaban 15 minutos para las 2 de la madrugada. Cerraban así 2 horas de concierto que fueron un auténtico disfrute para todos los presentes. Esperemos que no tarden otros 3 años en volver a ofrecernos otra noche como ésta; la próxima vez ya sabemos que podemos ahorrarnos el gimnasio.

Álbum de fotos (pincha en la imagen)_mg_7547

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s