Clásicos que nunca fallan: Los Secretos vuelven a Almería (20.10.2012)

En el mes de marzo Los Secretos ya visitaron la provincia de Almería, trayendo su gira “En este mundo raro” al Teatro Auditorio de Roquetas de Mar. Fue una gran noche; teniendo en cuenta que la banda ya de por sí suena bien, en las condiciones de un auditorio como el de Roquetas, alcanzan una calidad y definición magistral. Sin embargo, la férrea disciplina del Teatro Auditorio, que impide hacer fotos incluso sin flash y que tampoco deja encender los móviles si quiera para hacer anotaciones -es ver una luz y acuden como vampiros a la sangre-, hizo que desistiéramos de hacer crónica de aquel gran concierto. Así que cuando hace unos meses ví que Los Secretos volvían por estas tierras y además a una sala de conciertos en la capital, no dudé ni un instante en acudir, tanto por disfrutar de su buen hacer sobre el escenario, como por resarcirme de aquella noche en la que no pude hacerles ni una foto.

El sábado 20 de octubre Almería recibió a Los Secretos alternando chubascos tormentosos con un sol cegador. Por suerte para nosotros, el concierto iba a ser en un recinto cerrado y no había que preocuparse por la posibilidad de lluvias. Así que cuando se acercó la hora de apertura de puertas, recogí a mis amigos y pusimos rumbo a la sala Cibeles. Llegamos poco después de la apertura y tomamos posiciones en primera fila (¡yeah!). Ahí estuvimos hablando y cuando quisimos darnos cuenta estábamos rodeados de gente que no vio con buenos ojos nuestro intento de mandar a un amigo a por cervezas, así que preferimos conservar el sitio a degustar el líquido elemento.

Pocos minutos después de las once de la noche, Los Secretos saltaron al escenario y abrieron el concierto con el tema que da nombre al disco y a la gira, “En este mundo raro” (y cada vez más raro podríamos decir,) que fue cantado por todo el público al unísono. Tras otro tema de su último disco de estudio, echaron la vista atrás e interpretaron “Colgado”, incluido en Cambio de planes. La tónica del concierto siguió a partir de entonces esa estructura de alternar los éxitos de siempre con los temas de “En este mundo raro”, que –aunque recientes- ya son éxitos también.

Una de las anécdotas de la noche vino cuando, en una de las pausas entre temas, Álvaro se dio cuenta de que sonaba una música extraña de fondo, entonces miró hacia arriba y se percató de algo que todos sabíamos desde el principio. En la sala de arriba había una celebración de boda, separada del piso inferior con media pared trasparente que, permitiendo ver a los invitados en su salsa y con sus comportamientos habituales -seguro que de aquí algún ejecutivo televisivo sacaba un reality-show-, tenía una insonorización deficiente. El frontman de Los Secretos no daba crédito. “Esto es muy fuerte; cuando escribamos nuestras memorias, tened por seguro que contaremos esto”. Tras la incredulidad, volvieron a la carga con “En la calle del olvido”.

El setlist continuó avanzando, haciendo vibrar y cantar a todos los presentes. Algunos temas, sobre todo los más lentos como “Agárrate a mi María”, pusieron también patente el amor de muchas parejas presentes en la sala, que se abrazaban y besaban recordando quizás la primera vez que compartieron concierto de Los Secretos. Otros momentos emotivos de la noche tuvieron lugar cuando recordaron a la gran Chavela Vargas con “Por el bulevar de los sueños rotos” o cuando el grupo, en voz de Álvaro, recordó a toda la gente que había perdido algo con las lluvias que hace unas semanas afectaron tanto a esta provincia como a la vecina Murcia. “El agua es necesaria, pero todo cuando llega de golpe es malo. Excepto el dinero… para los banqueros, claro”.

Con “Déjame” llegó la primera despedida y muchos miraron sorprendidos el reloj. Llevábamos ya más de hora y media de concierto, pero ya se sabe, la relatividad del tiempo: cuando uno está disfrutando pasa volando. Así que tras unos minutos de silbidos, aplausos y gritos de “Otra, otra”, Los Secretos volvieron al escenario armados con un trío de ases como munición para los bises: “Ojos de gata”, “Sobre un vidrio mojado” y “Gracias por elegirme”, tras el cual volvieron a desaparecer de escena.

En ese momento, tras casi dos horas de concierto, la gente seguía pidiendo más, pero muchos de los presentes ya dudaban si volverían o no. Finalmente, aparecieron de nuevo sobre el escenario e interpretaron “Otra tarde”, que alargaron durante varios minutos con la introducción de un tema que fuese reflejo de los orígenes de cada uno de los miembros de la banda. Así sonaron fragmentos de “It’s raining again”, “Roxanne”, “Standing on a rock” y “Stay just a little bit” junto  un solo de batería que se marcó Santi Fernández.

Empezó a sonar música pinchada, señal de que ya sí era la despedida definitiva. Desde luego, lo que quedó patente el sábado por la noche en el escenario de Cibeles fue que Los Secretos son grandes, no sólo por su música y sus buenas interpretaciones, sino por el agradecimiento y la complicidad que compartieron con el público durante todo el concierto.

 Álbum de fotos

Los Secretos (Sala Cibeles, 20.10.2012)

1. En este mundo raro
2. Enséñame a dormir
3. Colgado
4. No me imagino
5. Lágrimas sin nombre
6. Sólo ha sido un sueño
7. La calle del olvido
8. Margarita
9. Agárrate a mi María
10. Pero a tu lado
11. Quiero beber hasta perder el control
12. Trenes perdidos
13. Desapareces
14. Por el bulevar de los sueños rotos
15. Te he echado de menos
16. Nada más
17. Buena chica
18. Ojos de perdida
19. Déjame

20. Ojos de gata
21. Sobre un vidrio mojado
22. Gracias por elegirme

23. Otra tarde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s