Arizona Baby vuelve a vencer en la tierra del spaghetti western (Madchester Club, 21.01.2017)

Hacía tiempo que Arizona Baby no se dejaba caer por esta tierra (puede que desde el Pulpop de 2015), así que nos hizo ilusión, sobre todo porque teníamos muchas ganas de volver a verles en sala. Que sí, que en los festivales también molan, pero la cercanía y no tener ese límite de tiempo (con ese reloj de cuenta atrás que parece una bomba) son dos ingredientes de peso que hacen que en las salas (como norma general) se disfrute más.

_mg_6456Las puertas de la sala abrieron pocos minutos pasadas las 23:00, en este aspecto se ha notado una mejoría. Como viene siendo habitual, el grueso de la gente comenzó a llegar a las 23:30, por lo que el concierto comenzó a diez minutos de la medianoche.

_mg_6454Los vallisoletanos subieron al escenario entre aplausos y vítores arrancando la noche con “Owners of the world”, de su último larga duración hasta la fecha Secret Fires (Subterfuge, 2014). La comunión entre público y banda fue total desde el comienzo hasta el final. Daba igual de qué disco fuera el tema que sonase, todos eran cantados y bailados con la misma efusividad por parte del respetable. Además de sonar bien y de la entrega de la banda, hay que decir que esta vez el respeto del público fue total, guardando silencio cuando Javi Vielba se dirigía a los presentes.

La mitad del repertorio de la noche se la llevó Secret Fires, del que sonaron 8 cortes entre los que destacamos “New road”, “Wooden nickles” o “It helps if you sing”; la otra mitad se repartió entre el resto de la discografía arizónica, sonando desde “The Truth”, “Dirge” o “If I could” hasta la gran versión de “16 tons” marca de la casa._mg_6466

Hasta ahora sabíamos que Javi Vielba era uno de los mejores frontman del país, lo que no habíamos descubierto hasta esa noche es la gran capacidad de Señor Marrón y Dr. Tosco para improvisar mientras Javi cambia la cuerda a una guitarra, de forma rápida pero concienzuda, porque desde luego, si algo cuida Arizona Baby, es el sonido. Y es que a pesar de llevar una guitarra de repuesto, Vielba llegó a romper cuerdas de guitarra en tres ocasiones. En la segunda se dirigió al público: “No os fieis de los grupos que no rompen cuerdas, porque a lo mejor no le están echando muchas ganas”.

_mg_6499Con “Time to go” hicieron la típica despedida en falso para volver al escenario y compartir unos cuantos temas más. Uno de ellos, el tema que muchos estaban esperando, “Shiralee”. Tenemos claro que Arizona Baby es mucho más que “Shiralee”, pero es que ese tema tiene algo especial, que te da un subidón de energía indescriptible. Así, tras tres bises y dando gracias a todos los asistentes, a la gente del Pachamama de Mojácar -donde han tocado varias veces- y a toda la gente que había hecho posible el concierto, Arizona Baby abandonó el escenario tal como entró, entre aplausos y vítores, pero mucho más calurosos. Esperamos que no tarden tanto en volver a dejarse caer por aquí.

Álbum de fotos (pincha en la imagen de abajo)

_mg_6606

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s