Arrollador arranque de gira de Maika Makovski y LIPA en Madrid (Sala El Sol, 03.06.2015)

“Se lo han aprendido todo en cuatro días,” dice una sonriente Maika Makovski en la recta final de su concierto con los alumnos de LIPA en la Sala El Sol. En eso radica la mayor parte de la magia de esta iniciativa: en la capacidad de chavales en pleno proceso formativo para dejar sin palabras a artistas consagrados y hacer suyo durante unos días un puñado de sus temas.

La de este año es ya la edición número 16 de un intercambio en el que han participado artistas como Depedro, Zahara, Julián Maeso, Carmen París o Javier Muguruza y que, una vez más, después de unos días de clases y ensayos coronados con dos conciertos en Liverpool (en la propia escuela) y en Manchester (en el Instituto Cervantes) pega el salto a este lado del Canal de la Mancha para que también en la península podamos disfrutarlo.

La Sala El Sol es la primera parada en España de Maika, Elliot (saxo), Greg (batería), Jiwon (guitarra), Sylvan (teclados), Vanessa (bajo) y Kristine (coros), pero la breve gira les va a llevar también a Zaragoza, Barcelona y Tarragona. Aunque cuando los siete aparecen sobre las tablas, unos minutos antes de las once de la noche, seguro que ninguno está pensando en lo que está por venir. Para ellos –y para el numeroso público que se ha congregado en la sala madrileña- lo importante es lo que va a suceder a lo largo de los próximos minutos y que empieza con “Vulnerable”. “Sabéis que esto es especial,” dice Maika justo antes de arrancar. “La edad, sin contarme a mí, no supera los 26… 23 en media”. Y es uno de los muchos momentos en los que va a quedar claro que está alucinada con sus 6 compañeros de batallas.

Lo siguiente que suena es “Friends” pero cuando la sala empieza realmente a alucinar con lo que sucede en el escenario es justo después. Maika se coloca junto a Sylvan y entre los dos tocan a 4 manos “No news”, que es una descarga de energía brutal. Deja el listón tan alto que uno casi diría que hasta llega demasiado pronto.

El contraste es grande cuando con “When the dust clears” bajan las revoluciones aunque ya con los toques psicodélicos del final de “Number” vuelve a subir el ritmo. Es la forma que tienen los siete músicos de preparar el terreno; llega “Body” y Maika se convierte en ese torbellino que es casi imposible que no te enganche, mientras los chavales, muy concentrados, se muestran más comedidos.

“Avoiding you” nos da un pequeño respiro y Maika la aprovecha, además, para presentar a los chicos y compartir alguna anécdota de su periplo juntos. El descanso no es largo;  “The Gate” y los sonidos más oscuros de “Iron Bells” no nos dejan bajar la guardia, aunque nadie parece tener mucha intención de hacerlo. Por si acaso, nos brindan una última oportunidad para coger aire con “Men with taste” antes de enfilar una intensa parte final.

Quizás ahí llega lo malo. Porque no nos hemos dado casi ni cuenta y esto ya se está acabando. Y se nos hace muy breve. Señal, seguramente, de que lo estamos disfrutando de verdad. Pero es que sobre el escenario hay tal nivel de energía y complicidad que a uno se le olvida rápido que hace apenas un par de semanas que Maika, Sylvan, Kristine, Jiwon, Elliot, Vanessa y Greg se conocen. Resulta increíble que con apenas un puñado de ensayos, “No blood” pueda sonar así de arrollador y que “Language” parezca alargarse hasta el infinito.

Sólo hay previstos un par de bises y tras “The bastard and the tramp” Maika anuncia la inevitable despedida. “¡Ay, qué noche tan bonita! Esta la vamos a hacer muy larga o muy muy lenta para que no se acabe nunca“. Ella cree que se despide con „Lava love“, pero el público no parece estar nada de acuerdo. Y mientras ella y sus 6 acompañantes saludan al respetable, éste se funde en un intenso coro de „Otra, otra“. „De verdad que no sabemos tocar nada más juntos,“ contesta Maika, a la que no parece que sea posible que se le borre la sonrisa.

Tan imposible como no disfrutar de la noche era que ella, al final, cediese –sin hacerse mucho de rogar- y guitarra acústica en mano, se enfrentase sola a „Song of distance“. Al terminar, un nuevo amago de huir y una nueva rotunda negativa del público, que se muestra muy muy reacio a que la noche termine. Ella duda unos instantes qué tocar, pregunta entre las primeras filas si alguien tiene una cejilla y, al final, se decanta por „Places where we used to sit“ –„la próxima vez antes de pedir otra, os lo pensáis,“ dice después de tener que parar para afinar y antes de pelearse con el micro- para cerrar, ya sí, su paso por la Sala El Sol.

Reclama a sus compañeros de batallas para una vez más , los siete juntos, saludar y despedirse desde las tablas del público madrileño. Ellos sonríen y, desde la pista, nosotros –inevitablemente- también. El torbellino que es Maika Makovski sobre un escenario y el talento de los chavales de LIPA nos acaba de brindar una gran noche. Nuestra única pena es no poder dar al ‚Reset‘ para poner el contador a cero y que todo empiece de nuevo.

Álbum de fotos

Maika Makovski & LIPA (Madrid, Sala El Sol – 03.06.2015)

  1. Vulnerable
  2. Friends
  3. No news
  4. When the dust clears
  5. Number
  6. Body
  7. Avoiding you
  8. The Gate
  9. Iron Bells
  10. Men with taste
  11. No blood
  12. Language

Bises

  1. The bastard and the tramp
  2. Lava love
  3. Song of distance
  4. Places where we used to sit
Anuncios

Un comentario en “Arrollador arranque de gira de Maika Makovski y LIPA en Madrid (Sala El Sol, 03.06.2015)

  1. Pingback: Tapeando en la RUAH. Toma #7: Maika Makovski | El Erizo Albino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s