Alis: emotiva despedida en Baeza (Cafe Teatro Central, 20.06.2015)

Voy a empezar esta crónica con una confesión: la primera vez que escuché a Alis no me terminó de convencer; las melodías y las letras me parecían buenas, pero la forma de cantar no sólo no me entraba, sino que incluso a veces me molestaba. Quizás en aquel tiempo tenía un oído poco cultivado, acostumbrado a una forma plana y arquetípica de cantar, y lo que se salía de lo habitual me parecía feo. Pero poco a poco, con el paso del tiempo, fui aprendiendo a apreciar lo diferente, los matices, lo que hay más allá de un estribillo pegadizo o un ritmo bailable. Entonces fue cuando, sin apenas darme cuenta, Alis se había convertido en uno de mis artistas de cabecera. Algunos de sus temas me habían calado tan hondo, los había hecho tan míos, que cuando Pachi anunció la despedida, pensar en no volver a escucharlos en vivo me hizo un nudo en el estómago. Pero a la vez, se anunció un último concierto en su tierra, Baeza, así que escribí a mis amigos para avisarles y no dudamos ni un segundo en pillar nuestras entradas para disfrutar una última vez de su directo antes de la despedida. A_05

La semana de la cita fue bastante intensa a nivel emocional por varios motivos que no vienen al caso, así que cuando llegó el día del concierto el que escribe estas líneas iba con las emociones a flor de piel. Tras unas tapas típicas –os recomendamos que si vais por Baeza probéis las patatas baezanas- pusimos rumbo al Café Teatro Central y vimos que ya había gente haciendo cola. Comprobamos que no éramos los únicos foráneos; muchos se habían desplazado para acompañar a Alis en su último concierto.

Cuando se abrieron las puertas la cola comenzó a avanzar, A_04pero cuando llegamos a la puerta nos enfadamos bastante: los que tenían entrada física entraban directamente; los que la compramos vía web, teníamos que seguir esperando a que nos buscaran en lista; no tenían la aplicación de escaneo de entradas. Esa discriminación hizo que nuestro puesto más o menos avanzado en la cola se tradujera en que cuando entramos ya estaba todo el frontal del escenario ocupado, así que tuvimos que conformarnos con un lateral al fondo.

Después del cabreo inicial, nos relajamos y decidimos olvidar; no queríamos que una mala organización empañara nuestro disfrute de la actuación. Los relojes marcaban veinte minutos para la once de la noche cuando Pachi García, David Ruiz “El Príncipe” y David Castro salían al escenario y agarraban guitarra, batería y bajo respectivamente. El tema escogido para empezar tan especial velada fue “Cronología de un ciclón”, una composición de nuevo cuño que pertenece al último álbum de estudio Recopilación de Excesos Emocionales (Warner Music, 2014). Siguieron en la misma línea con “Gol”, para después ya dar las buenas noches y dirigirse al público. “Gracias a los que han estado desde el principio, que sois muchos de los que estáis aquí”.

 A_06

La noche seguía siendo exclusividad de las nuevas composiciones con “Fuiste” y “Esquivándonos” –con coro ensayado incluido-, que ciertamente no tienen nada que desmerecer a sus hermanas mayores, pero claro, las otras ya están tan asimiladas que con éstas nos costó un poco más entrar en harina. Después de que el público cantase los coros del tema anterior, una vez terminado Pachi volvió a dirigirse a los presentes. “Cantar guay ¿no? Pues ahora a bailar”. Entonces la banda se arrancó con “Los que no se arrepienten” uno de los singles de su anterior trabajo Cantos de Ocasión (2013, Warner Music) y el público terminó de venirse arriba, un estado que ya no abandonaríamos hasta la despedida final. En ese estado al que nos habían llevado los tres músicos como si de chamanes se tratase, no nos dábamos cuenta que el tiempo pasaba, pero íbamos disfrutando de temas de todos los discos como “Para no ir detrás”, “Material de disección”, “Tormentas” o “La fuente de chi”. Se acercaba la recta final y no nos dábamos cuenta, pero entonces sonó “Mínimo” y comenzamos a vislumbrar una despedida. Si con “Mínimo” cantamos y nos emocionamos, con “Resérvame el mejor abrazo” A_10las emociones se desbordaron, éste que escribe se ahogó al tratar de cantar el estribillo y con “Iré aunque sea descalzo, pero iré” las lágrimas hicieron su aparición. Y es que no hay tema que refleje mejor un amor incondicional, y no necesariamente tiene que ser de pareja. Sin habernos repuesto del todo del torbellino emocional, el concierto prosiguió con “No me sueltes” para finalmente despedirse “Con la canción con la que empezó todo nos despedimos”. Entonces sonó “Sigo aquí”, cerrando este primer bloque con una intensidad indescriptible y que hizo que los músicos abandonaran el escenario entre gritos y aplausos ensordecedores.

Ya habían sonado bastantes temas y muchos de los que no podían faltar, pero la gente no estaba dispuesta a dejar marchar tan fácilmente a los tres músicos, más si cabe sabiendo que era la última vez. Así que los gritos pidiendo más hicieron salir a Pachi en solitario al escenario, que aprovechó la situación para pedir “el aplauso más grande a mis compañeros que ahora no están”. Después contó una anécdota de una amiga suya que fue a un concierto en Granada. “Eel artista dijo que no cantaran que se confundía, pero yo opino lo contrario, y el que se sepa esta canción que la cante”. Dicho lo cual se arrancó con “Cuando el sol nos dé calambre” cantada al unísono de principio a fin por los presentes. Ya acompañado por “El Príncipe” y David interpretaron una de nuestras favoritas “Cine mudo”, cantada también por todos los presentes. Cambiaron de registro con “Tira de mi lengua” y se volvieron a despedir tras “Somos uno sin mitad”, pidiendo al público “No os vayáis nunca” a lo que nosotros nos quedamos pensando -¡Pero si sois vosotros los que os vais!-.

 A_09

Los gritos solicitando su presencia sobre las tablas volvieron a sucederse, así que la banda al completo volvió una vez más. Aprovecharon el momento para dar las gracias “A Jesualdo, Julio y Miguel Ángel, que son la parte que no se ve y que hace posible este concierto; también al Café Central, a Francis al sonido y a Javier López al vídeo que viene desde Córdoba”. Retomaron entonces el concierto con “Fecha de caducidad”, que vino seguida por otro tema muy coreado “Las flores sin jardín”. Anunciaron la despedida definitiva, y aclararon que no por falta de canciones, sino de óxigeno. Antes de comenzar el tema preguntó “¿Quién no se ha sentido idiota y libre?” y se puso todo el mundo a cantar y bailar con “La canción de los idiotas”. Tras un último tema los músicos abandonaron el escenario -esta vez ya definitivamente- mientras el eco de los aplausos seguía retumbando, igual que esperamos que retumbe el eco de estas canciones y algún día podamos volver a disfrutarlas en vivo y en directo. Hasta siempre Alis, nosotros seguiremos aquí esperando a que vuelvas.

Álbum de fotos

Anuncios

3 comentarios en “Alis: emotiva despedida en Baeza (Cafe Teatro Central, 20.06.2015)

  1. Buenos días, genial crónica de ALIS con la cual estamos de acuerdo en todo. Desde Café Teatro Central queremos pedir disculpas por el fallo que hubo en el escaneo de códigos QR de las entradas, ya que sí disponíamos de la app Ticketea Checkpoint pero por motivos que desconocemos no nos reconocía el escaneo de las entradas en el momento de entrada. Tras intentarlo durante varios minutos con las primeras entradas presentadas, desistimos de este método y acudimos al tradicional de listado, que ciertamente es más lento y molesto pero no queríamos demorar más la espera.
    Tomaremos las medidas que haga falta para que no vuelva a suceder. Reiteramos nuestras disculpas a quien se viese afectado.

    Saludos y gracias por el tirón de orejas, el cual nos ayudará a mejorar 😉

    Me gusta

  2. Enhorabuena por vuestra crónica sobre el ultimo concierto de Alis en Baeza. Lo revivido !!, pedir disculpas por la parte que me toca en la organización, la aplicación no me reconocía el código QR, se decidió pasar en un primer momento a los que tenían entrada física, pero me di cuenta del error y rectifique, mis mas sinceras disculpas de nuevo. Mejoraremos, seguro. A seguir así con vuestras crónicas, mucha gente así hace falta en este mundo. Gracias.

    Me gusta

  3. Pingback: Pachi García vuelve a la carga | El Erizo Albino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s