Sur, mar y cantos de Sirena (Maui y los Sirénidos, Aku Aku – 09.08.2013)

Al igual que los marineros de la Antigüedad sucumbían a los cantos de las sirenas (como cantaban Los Peces), nosotros caímos rendidos a los pies de Maui y los Sirénidos desde que los conocimos en Alamar 2009. El gran directo del sonido sirénido y el desparpajo y la gracia de Maui nos fueron todo un descubrimiento, una brisa de aire fresco que irrumpió de lleno en nuestro propio panorama musical.

_MG_2155Así que embriagados de locura sirénida, cada vez que podemos, acudimos a disfrutar del buen hacer en directo de la banda. El viernes 9 de agosto en el chiringuito Aku Aku de Mojácar fue una de esas ocasiones. Para la mayoría de nuestros conocidos viajar una hora de coche para ir a un concierto y volvernos después era toda una locura, pero ya os decimos que sufrimos de locura sirénida.

Cuando llegamos a Mojácar y encontramos aparcamiento (aquello estaba de bote en bote) pusimos rumbo al chiringuito Aku Aku para pillar un buen sitio. Mientras llegaba la hora del concierto amenizamos la charla con unos deliciosos mojitos de frambuesa sin alcohol. Eran poco más de las_MG_2153 11 de la noche cuando parte de la banda sirénida subía al escenario poco antes de que Maui hiciera su aparición.

La noche empezó con “Un ratito más”, tema que dio nombre al segundo disco de la formación y tras el cual Maui se dirigió al público para agradecer al local su apuesta por la música gratis en directo. Para la banda era el noveno año seguido y según Maui “Es como mi cumpleaños”, dicho lo cual volvieron a la carga alternando temas de todos sus trabajos. Una de las cosas que más nos gustan de Maui es su costumbre de presentar los temas, siempre con alguna anécdota (a veces graciosa, a veces de las que te hacen pensar) y esta vez no iba a ser menos, así que tras una disertación sobre lo maravillosa que es Granada y la famosa “mala follá” lanzó el grito “¡Viva el Sacromonte!” _MG_2165antes de interpretar el tema que la banda ha dedicado en su último largo a la ciudad que los acoge.

Tras una reflexión sobre los motivos que pueden hacer que Maui y los Sirénidos no suenen en las radiofórmulas, Maui llegó a la conclusión de que es porque sus canciones no tienen estribillos, y como para muestra un botón, se lanzó con “Si me llamaras”. Finalizado el tema presentó a los Sirénidos que la acompañaban esa noche: Diego Guerrero (guitarra), Juan Masana (contrabajo) y Nasrine Rahami (percusión). El setlist fue alternando algunos de sus temas más movidos y teatrales como “La princesa” con otros más pausados como “Para no pensar”, _MG_2163tema dedicado “Para todas aquellas personas que después del yoga, el reiki, el taichí,… no consiguen relajarse”.

El público respondía a cada tema con aplausos y ovaciones, pero lo de arrancarse a hacer palmas o cantar fue algo más complicado. En temas como “La princesa”, Maui intentó que el público hiciera palmas, pero éramos pocos a los que se nos escuchaba, aunque algunos parecían hacerlas en playback a lo que la de Utrera con esa gracia que la caracteriza respondió “Bien, bien, pero ahora vamos a intentar hacerlas como… como si estuviéramos vivos”. Siguieron sucediéndose los temas y _MG_2175antes de “Problemología” contó un poco la historia del grupo, lo duro que ha sido sacar este último largo (el nombre no es casualidad) y que va a dar el paso de mudarse a Madrid para tratar de lograr el éxito “y que el año que viene entremos aquí de perfil” (aunque hay que decir que el chiringuito estaba lleno). Y poco después, casi sin darnos cuenta, estaba presentando el tema que ponía fin a su actuación, “Situación Interestelar”, que no es otra cosa que “una metáfora de lo difícil que es llevar una banda hoy día”. Al tratarse de una de las pocas canciones con estribillo, Maui pidió al público que cantase, pero al igual que con las palmas, pocos fuimos los que nos arrancamos a lo que la artista contestó con un “¡Viva la discreción!” que nos sacó una carcajada a más de uno.

La banda abandonaba el escenario entre aplausos y gritos pidiendo más, así que se quedaron en un lateral, y tras unos minutos volvieron a sus posiciones. Entonces Maui se dirigió al público con total sinceridad “No es que nos hayamos hecho de rogar, es que estábamos viendo que temas nos sabíamos,_MG_2186 así que por favor, recemos”. Dicho lo cual se lanzaron a interpretar 3 bises: “Vida loca” (con Maui tocando el chelo), “Puedo creer” y  la que según Maui es la única canción de corte social de Maui y los Sirénidos, “Contar hasta 10”.

En resumen: vivimos una noche de un lujo para los sentidos disfrutando del buen hacer de Maui y los Sirénidos en un marco tan incomparable a la orilla del mar. Desde aquí deseamos toda la suerte del mundo a Maui con su traslado a Madrid y que esta nueva etapa venga acompañada del éxito por el que tanto ha luchado y en nuestra opinión más que merecido.

Álbum de fotos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s