La música sigue llenando Los Escullos (Corizonas, 25.07.2014)

Cuando se anunció la programación del mes de julio en Sala Chamán nos alegró mucho comprobar que el día 25 la banda Corizonas volvía a tierras almerienses. Hacía poco más de año y medio desde su anterior concierto en la discoteca Cibeles de la capital y en aquella ocasión también fuimos testigos de una gran velada de rock.

Estábamos ansiosos por la cita, pero cuando se acercó la fecha, la incertidumbre se cernió sobre el concierto en forma de supuestos problemas de licencias entre la Sala Chamán y el Ayuntamiento de Níjar. Una vez despejadas las dudas y desterrada toda la rumorología -que incluso decía que los conciertos de Rozalén y Marlango no se habían celebrado-, la sala y la banda confirmaban la celebración del concierto.

Por fin llegó el día, así que pusimos rumbo a Los Escullos para disfrutar del directazo al que la banda surgida de la unión de Los Coronas y Arizona Baby nos tiene acostumbrados. La verdad es que llegamos bastante temprano porque queríamos coger buenas posiciones, pero nos asustamos al ver que se acercaba la hora y la sala no se llenaba. Sin embargo, tardamos poco en comprobar que nuestros temores eran infundados, puesto que al llegar la hora marcada como apertura de puertas, la sala rozaba ya el lleno absoluto.

Pasaban cuarenta minutos de la medianoche cuando los miembros de Corizonas salían al escenario y se arrancaban con la instrumental “El Rancho” enlazada con “Hey, hey, hey (The News Today)”. La respuesta no podía ser otra que un estallido de aplausos y vítores de un público que siempre está ávido de lo que esta banda sabe ofrecer. Y es que Corizonas son una de esas bandas que siempre aparecen en el pódium de los mejores directos del panorama nacional en todos los rankings.

Después del pistoletazo de salida, el tiempo pareció volar mientras bailábamos al ritmo de temas como “Run to the river” y “The falcon sleeps tonight”, o nos desgañitábamos cantando temas como “Piangi con me”, “La cárcel de Sing Sing”… Y es que cuando te entregas a disfrutar con el directo que destila Corizonas, la embriaguez y la euforia llegan sin necesidad de ingerir bebida alcohólica alguna.

Con “I wanna belive” llegó la primera despedida y la banda abandonaba el escenario entre peticiones de más. Pero al contrario que el resto de sus compañeros, el gran Sr. Marrón no abandonó el escenario, sino que empezó a tocar su guitarra electroacústica, incorporándose al poco Yahven Reichkalov a la trompeta. Poco después serían Javi Vacas, David Krahe y Roberto Lozano los que se unirían a los primeros con bajo, guitarra y batería respectivamente. Salieron por último al escenario Fernando Pardo y Javier Vielba, aunque mientras Fernando se lanzaba con su guitarra, Javi se quedaba en un segundo plano para poco después acercarse al micrófono y empezar a cantar “The Queen of Hearts”.

Para la recta final eligieron “Everybody knows this is nowhere” y “Shaking all over”, poniendo el broche de oro con un “I’m alive” que cerró por todo lo alto un concierto que hizo vibrar tanto a los seguidores de la banda como a los advenedizos que esa noche seguro que pasaron a formar parte de sus filas de seguidores.

Álbum de fotos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s