Vega da «Un golpe» para abrir el camino a su 7º disco

Últimamente la cosa va de confesiones, lo sé, pero tras una larga racha de casi completo parón, sólo me sale ser (aún más) honesta de lo habitual y hacerlo sin plurales mayestáticos, en pura primera persona de singular. Así que la reflexión de hoy es mía, como parte -pero no todo- de este Erizo.

Estoy convencida de que “Un golpe” no será mi canción favorita del nuevo álbum de Vega, del que por ahora sólo sabemos que se esconde tras las iniciales MB y que, parece, llegará en febrero, 2 años después de que lo hiciera “Diario de una noche en Madrid”.

Puestos a confesar, diré que “Sally”, canción que sirvió como adelanto para La Reina Pez, tampoco me entró a la primera y hoy, tres años después, puedo confirmar que no está ni medio cerca de mi particular top del disco. Claro que si tenemos presente la especial debilidad que siento por algunos de los temas menos populares de la cordobesa -sí, “No lo quise hacer” resiste en mi particular selección de favoritas-, no creo que eso de por sí sea representativo de nada.

No sabría explicar por qué, pero tengo la sensación de que este primer adelanto de MB es una especie de sacacorchos; una de esas canciones que tiene que salir para ir abriendo camino y dejar vía libre al resto. Así entendí también “Sally” y su forma de defender que no pasa nada por reconocer cómo el paso del tiempo va cambiando algunos de los sueños que tenías cuando aún estabas buscando tu rincón en el mundo. Es, una vez más, muestra de esa honestidad brutal que siempre acompaña a Vega y que se sustenta en contarle, a todo el que decida dedicarle unos minutos de su tiempo, que ésta, para lo bueno y para lo malo, es ella.

Así, “Un golpe”, más allá de su claro contexto pandémico y de estar impregnada de la profunda nostalgia que nos ha acompañado a la mayoría durante el último año y medio -mientras veíamos como se alejaban todas esas cosas que hasta ahora dábamos por sentadas-, deja un poso de algo más. Un mensaje que, aunque rompe desde ese contexto tan extraordinario, es en realidad el resultado de una vida acelerada que ya nos había engullido mucho tiempo antes, marcada por la extrema facilidad para acceder a mucho de todo y perdernos en lo efímero, obviando con demasiada frecuencia lo realmente importante. “Corresponde replantear nuestra forma de vivir, cuál es nuestra prioridad…”. Ahí es donde sospecho que está en realidad el germen que se esconde detrás de MB.

Pero eso en cuanto al mensaje. Porque no se puede escuchar “Un golpe” sin hacer caso a los cambios en la sonoridad, resultado seguramente de poner a los mandos de la producción a Kike Fuentes, sin el que es imposible entender la carrera de la cordobesa, y de juntar banda y voz en el estudio para grabar en directo, buscando justamente eso: llevar a las nuevas canciones otra de las señas de identidad de un proyecto que siempre ha alcanzado una dimensión superior en el cara a cara -si alguien tenía dudas, sólo hacia falta estar aquel 5 de octubre de 2019 en Joy Eslava para que saltaran todas por los aires-.

Mientras continúan llegando los adelantos y se acerca lentamente el mes de febrero, a mí me queda una última confesión: hay un grito escondido a lo largo de “Un golpe” que, para quién escribe es, junto a los riffs de guitarras, lo mejor de una canción que, escucha a escucha, ha ido calando y dejando un poso y, sobre todo, unas crecientes ganas de descubrir todo lo que Vega esconde (aún) tras MB.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s