Una vuelta de todo menos vacía: Vega presenta “Città vuota”.

Quien nos conoce -y, seguramente, también aquellos que nos leéis- sabe muchas cosas ya de nosotros. De lo que nos gusta mucho y de lo que menos; de los artistas por los que sentimos debilidad y de aquellos que no entendemos; de las cosas que nos gusta contar y el cómo y de aquello en lo que no solemos entrar. Nos causa mucho pudor y nos parece todo un atrevimiento valorar si algo es bueno o malo, pero si nos gusta, solemos tener muy claro por qué nos gusta y tendemos a no tener reparo en expresarlo alto y claro.

Que por ella tenemos una cierta debilidad sabemos que ha quedado muy claro a lo largo de estos 5 años de vida eriza. Seguramente, tan claro como que hay una de sus cualidades que valoramos por encima de todas. Y nos gusta mucho comprobar cómo ella se empeña, una y otra vez, en recordárnoslo.

15107458_10154704562719544_8095054783153564740_n

Ella es Vega y hoy ocupa unas líneas de este humilde Erizo porque está de vuelta. Y lo está en un sentido mucho más amplio de lo que la mayoría hasta ahora podíamos imaginar. Cuando hace unos meses le dedicamos una de nuestras visitas a Tapeando, Mercedes acababa de anunciar dos grandes noticias; la no musical, que en unos meses iba a ser mamá y que eso iba a tener su efecto no sólo en su vida personal sino, inevitablemente, también en la profesional. En ésa última, contaba, había no uno sino dos protagonistas en proceso. Y es que, mientras muchos esperábamos con ganas nuevo material inédito, ella, además de eso, preparaba algo más. Un capricho, decía; un regalo, de Vega a Mercedes en forma de homenaje a todas esas canciones italianas que durante años la habían acompañado.

Después de varios pequeños avances, por fin el pasado día 9 Vega nos presentaba completo “Città vuota”, el tema que en la versión de Mina se convirtió en un símbolo de la música italiana en la década de los sesenta y que a ella le sirve ahora como adelanto para su nuevo disco, Non ho l’età.

La canción llegaba acompañada de un elegante vídeo en blanco y negro, rodado en La Coruña, y que aprovechamos para compartir con vosotros. Pero del que confesaremos que, aunque lo esperábamos con ganas, no es el culpable de que nos hayamos arrancado a escribir estas líneas. Porque en un gesto que ya es marca de la casa, Mercedes presentaba esta vuelta acompañándola de un extenso texto que también compartía en redes sociales. Y en él, claro, hablaba de su ciudad vacía, de no tener la edad y de ese homenaje-regalo-gustazo que le habían convencido para darse. Pero también hacía un nuevo ejercicio de esa honestidad brutal suya que tanto nos gusta y nos contaba cómo aquella noche de febrero de 2015 que tanto disfrutamos en Joy Eslava pudo no haber sido un simple punto y aparte, sino un definitivo punto y final.

Así que, aún sabiendo que nos repetimos y que alguno estaréis pensando que tal vez no era necesario, no hemos sido capaces de no escribir esto. Porque ella, una vez más, se ha vuelto a desnudar y no se nos ocurría mejor forma de agradecerle el gesto y celebrar su vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s